Llámanos (477) 776 - 5180

Cuando otros lloran, yo vendo pañuelos

Por: Arnoldo Curiel Jara
Psicólogo y Coach Transformacional
Presidente de Asociación Internacional de Coaching AINCO
Vicepresidente de AGDER


Las ideas son los inicios de los emprendimientos. Pero para que esto sea una realidad se necesita estar en calma. Pero, ¿Cómo puedo estar en calma cuando me he quedado sin trabajo?                             Es una respuesta que he escuchado últimamente más de lo que hubiera querido. 

Por eso en esta oportunidad quiero compartir algunas bases para detectar oportunidades en medio de la crisis.

Primero deberás reconocer que la vida es una constante crisis, nada es permanente ni seguro aun cuando quieras creer que sí. En cualquier momento las empresas fracasan, caen en la obsolescencia o son vendidas a grupos más grandes, en cualquier escenario tu empleo no está asegurado.

Más del 70% de los empleos en México los generan los emprendimientos. Pero es ese mismo segmento productivo el que sufre, más de 100,000 muertes de pequeñas empresas anuales en el país son el horizonte de zozobra para muchos empleadores y empleados. 

Sin embargo, una vez que pasa la resaca de un cierre, las ideas surgen hasta convertirse en un nuevo emprendimiento. Las personas que tienen éxito en promedio han pasado por más de tres grandes fracasos, nunca se rinden; no te rindas tú.

Es muy trillada la frase que en toda crisis se esconden oportunidades, pero para detectarlas hay que estar en calma. Los ojos se nublan con la ansiedad, aun cuando frente a ti pase una oportunidad no la verías. Así que como tener un estado emocional propicio para emprender. 

Lo segundo es analizar lo que hiciste mal, aprender de los errores hace que estos se conviertan en aprendizaje y no en fracasos rotundos. Pero existe un camino menos sinuoso; capacitarte para aprender de los que han hecho bien las cosas.

La imitación del éxito no es algo muy arraigado en nuestra cultura empresarial, parece que se necesitara ser un genio con novedosas ideas para creer que el emprendimiento vale la pena, esto no es así, de hecho los empresarios más connotados son personas que tuvieron mentores exitosos de ellos recibieron las bases y posteriormente las enriquecieron con ideas derivadas de las originales. 

Las oportunidades están ahí pero solo las detectan aquellos que con tranquilidad las buscan, las descubren o las generan. 

Mañana será mejor, no porque nos regalarán nada, sino porque nos levantaremos con nuevas ideas, con la experiencia de la necesidad y/o el aprendizaje que dejó el no éxito intermedio” (nunca lo llames fracaso a menos que no te vuelvas a levantar). Con la convicción de aprender de los que van adelante. 

No seas de los que lloran, sé de los que venden pañuelos porque es lo que se necesita ahora, es la oportunidad que puedes ver porque tus ojos están limpios y secos para Crecer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *