Llámanos (477) 776 - 5180

Revise estos puntos al contratar un curso

•Los resultados de estos cursos se traducen en contar con herramientas teóricas y prácticas que le permitan dar seguimiento de sus avances.

Tener una buena administración de nuestro dinero no siempre es sencillo, en ocasiones muchas personas no saben cómo poner orden, por dónde comenzar o qué conceptos considerar para llevar una mejor relación con la cartera. Debido a esto, algunos recurren a cursos de finanzas personales para obtener herramientas y habilidades con el fin de tomar mejores decisiones financieras.

El problema surge al momento de decidir ante un mercado lleno de ofertas de cursos y talleres de diferentes instituciones y empresas, por lo que resulta difícil elegir cuál es el idóneo, el más completo o el que abarca los temas de más interés para cada persona.

Antes de inscribirse en alguna de estas opciones, expertos en la materia hacen énfasis en algunas características que se deben considerar antes de registrarse en estos talleres que tienen como objetivo lograr que las personas alcancen su bienestar financiero.

Alejandro Saracho, director de la consultora Reconfiguración Financiera, explicó que aunque hay muchas opciones en el mercado, se debe ser cauteloso, ya que no todos los cursos son serios, algunos se tratan más de cuestiones motivacionales que de clases para obtener habilidades que permitan obtener una mejor planeación financiera.

Uno de los puntos a considerar como parte de estos cursos es el temario que se ofrecen. Para Saracho, lo recomendable es que no se queden solamente en la teoría o parte académica, sino que también incluyan ejercicios para saber cómo gestionar mejor los recursos. Un valor agregado es que estos cursos cuenten con una metodología específica para que el alumno se encamine hacia la meta a la que quiere llegar.

“Estamos saturados de teoría o de parte académica, se necesitan cursos prácticos y estrategias reales para generar un resultado tangible. Hay algunos cursos que se enfocan más en la motivación que en los resultados financieros. Es muy fácil comparar esos programas: los que se enfocan en la motivación y los que tienen un mecanismo o metodología que dé resultados”, explicó.

A su vez, Daniel Urías, director de la plataforma, Cooltura Financiera, señaló que el primer punto es definir y delimitar para qué se busca un curso de este tipo; lo mejor es identificar los motivos y necesidades que llevan a tomarlo antes de dejar llevarse por cualquier publicidad.

Precios, empresas y reseñas

Aunque cada curso tiene sus particularidades, en general deben incluir algunos temas principales que son pilares de las finanzas personales como son deudas, ingresos, ahorro, inversión, presupuesto y el uso del crédito.

“Se trata de que a través del curso vayas implementando las estrategias que te acerquen más al resultado deseado. El curso debe tener tiempos definidos y esperados”, explicó Saracho.

Otro punto fundamental que se debe considerar es la institución o ponente que lo imparte. En este sentido, el director de Reconfiguración Financiera recomendó analizar la trayectoria y experiencia de quién lo imparta, así como si cuenta con certificaciones en la materia.

Yo buscaría que la persona que va a dar el curso y el curso en sí estén respaldados por una institución y que éste tenga un resultado comprobado”, destacó.

A su vez, Daniel Urías enfatizó que, en caso de que se trate de cursos en línea, se revisen las reseñas, calificaciones o comentarios de estos programas, y de ser posible, pedir referencias de alguna persona que haya tomado ese taller anteriormente.

“Algunas plataformas como Coursera, Udemy, tienen la oportunidad de dejar calificaciones y comentarios sobre este tipo de talleres y la información que traen”, comentó.

Ambos expertos coincidieron que, como cualquier otra compra de un producto o servicio, es necesario comparar entre ponentes, instituciones, precios y temarios, e incluso, sobre el método de enseñanza que tienen.

Cuestionados sobre algunos cursos gratuitos que se ofrecen digitalmente sobre este tema, los expertos señalaron que, aunque son buenos para dar un primer acercamiento en esta materia, en general son muy impersonales y no existe la posibilidad de una asesoría o poder aclarar dudas.

Alejandro Saracho destacó que este tipo de programas pueden tener un precio comercial entre 600 y 10,000 pesos, y que la diferencia en su costo se debe al nivel de especialización y tiempo para cursarlo.

Estos talleres también deben de ir acompañados de materiales de trabajo para reforzar lo visto en clase como pueden ser cuadernillos de trabajo, calculadoras, tablas de Excel o alguna aplicación adicional.

COMPARE TODAS LAS OPCIONES POSIBLES.

Publicado en El Economista por Montserrat Galván

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *