Llámanos (477) 776 - 5180

Andersen, entre el éxito y el fracaso

Red AGDER

A veces, pensar que los No. 1 van a estar ahí toda la vida es una hipótesis que en el mundo de los negocios no se respeta, tal fue el caso de la Firma más importante de Contadores Públicos a nivel mundial, Arthur Andersen, la cual desapareció tras los sucesos de Enron.

De acuerdo con Canales y López (2009), la firma nació como todo trabajo de profesionistas, como un sueño por el ejercicio profesional y durante buena parte de su vida sufrió modificaciones del proyecto inicial, generando separaciones e incorporaciones de socios, desapego de los herederos por continuar con el trabajo de los padres, la sucesión a la muerte del fundador, cambio del modelo de negocios de una estructura familiar a una estructura sistemática, cambio de paradigmas por la incorporación de herramientas tecnológicas, la expansión, la generación de una filosofía institucional, un Centro de Capacitación y creación de filiales. Hoy en día una de las filiales sobrevive y cotiza en la Bolsa de Nueva York.

La táctica de crecimiento que lo llevo a la consolidación de su expansión y presencia mundial fue en la adquisición de firmas locales para conseguir cuotas de mercado y raíces autóctonas, en mercados bastante cerrados tanto por la regulación como por la idiosincrasia del país, convirtiéndose en una religión para sus colaboradores y asociados. Tal como lo mencionaría su Presidente Spacek en los años 50´s, «queríamos que nuestros clientes multinacionales notaran que estaban tratando con la misma Firma, fuese cual fuese el lugar en el mundo en el que sirviéramos».

Los autores del Legado de Arthur Andersen (Canales y López, 2009) indican que los modelos de empresa exitosos son el resultado de un proceso complejo que tiene algo de alquimia, lo cual no viene por una decisión del empresario, ya que las circunstancias lo ayudan. Por lo cual describen el éxito en 7 columnas:

  1. La unidad, donde encontraremos la cohesión, la homogeneidad, la obediencia a las normas internas y el respeto a los compañeros.

    En este sentido, el manejar el concepto de identidad permite ofrecer el mismo nivel de servicio en todas las unidades de negocio, la posibilidad de integrar gente joven sin experiencia y formarla, generar un lenguaje propio y común, una independencia de criterio sin sometimiento a las limitaciones, así como la generación de metodologías y conocimientos especializados. La limitación que genera es la incompatibilidad para innovar y adaptarse a cambios, generando estereotipos o robotizando al talento.

  2. La integridad

    La honestidad y el respeto a las normas sociales, implica algo tan sencillo, como el hecho de tratar de ganar dinero sin mentir, engañar, ignorar o incumplir tus promesas. Para hacer negocios hay que tener la rigurosidad de tu método y normativa, no pasarla por alto, además ser claro y sin tapujos. Habrá quién critique a la gente con sombrero y piense que no tiene educación, sin embargo, debido a que trabajan en un negocio de alto riesgo (sector agropecuario), tienen que ser personas confiables para obtener los créditos necesarios, ya que sus ingresos se dan solo si las condiciones climáticas permitieron que se lograra la cosecha, por lo que no hay que dar vueltas. Si las personas pierden confiabilidad, entonces la rentabilidad disminuirá.

  3. La cooperación

    Implica la solidaridad, generosidad y el apoyo mutuo, lo cual busca generar un mecanismo de crecimiento natural en cualquier negocio, fortaleciendo en primer lugar el clima laboral y, posteriormente, la generación de ideas, creatividad, innovación, proactividad y el famosísimo «ponerse la camiseta». En varios negocios de los cuales tiene un pavor pagar sus impuestos lo que hacen es muy sencillo, cuando ven que la empresa va a generar utilidades compran facturas le pegan a la utilidad y, en consecuencia, a la PTU por lo cual el empleado, aunque no sepa de esta práctica negligente del empresario y ver el movimiento de los inventarios y la operación diaria, se cuestiona el porque no hubo utilidades «por qué no generaron un ingreso adicional para él».

    Para las empresas de servicios, principalmente donde se conglomeran profesionistas, no es válido pagar con experiencia. La cooperación se refrenda entre patrón y empleado con una solidaridad financiera.

  4. La ambición por generar resultados inmejorables, incuestionables y acompañados de Unidad, Integridad y Cooperación.

    Pensar en grande, dejar huella, ser líderes y, ¿porque no?, generar marca y franquicia. El conformismo y la pasividad no tienen cabida en una organización que piensa crecer.

  5. El talento, el cual es la parte fundamental de cualquier negocio. Hay que pensar en ser el mejor lugar para trabajar.

    Los colaboradores se encuentran la mayor parte del tiempo en el trabajo, más que en sus casas. Es importante tener un proceso bien definido sobre la gestión de talento, en el cual se haga con cuidado el reclutamiento y selección del personal. Al mismo tiempo se apoye en la curva de aprendizaje, la capacitación, un sistema de evaluación del desempeño y en el plan de vida.

    Durante la curva de aprendizaje se debe buscar la inducción a la organización, a su filosofía y a sus procesos. En respeto de los derechos laborales, el patrón esta obligado a capacitar, con ello debe cumplir con un plan que permita que los empleados utilicen los conocimientos, las herramientas y los métodos de la compañía. Además, con la entrada en vigor de la NOM035 tenemos que fomentar las habilidades blandas enfocadas en la cooperación y disminución del estrés.

    Para la evaluación del desempeño es necesario que la empresa tenga sus procedimientos y políticas bien definidos, y al mismo tiempo, deslindando las responsabilidades en cada uno de los perfiles del puesto, para que, al medir el desempeño, en consecuencia, se mida la eficiencia del proceso. Todo esto originará tener un conjunto de herramientas de evaluación bien definidas, con metas y objetivos alcanzables y realizables.

    El mito que origino un despacho sobresaliente fue utilizar a los colaboradores como «Coach» para los nuevos integrantes y, con ello, generar procesos de aprendizaje significativos con prácticas continuas.

  6. El servicio que debe contener una calidad definida, innovación, respeto al cliente y ganas de sorprenderlo positivamente.

    Por ello, es importante tener definido los procesos y, obviamente, la expectativa del cliente. Para que a la hora de terminar los trabajos se entreguen resultados que sean superiores a lo definido con el cliente y se dé un valor agregado.

    En la actitud de valor agregado, no es dar por dar, sino cumplir con lo acordado, ser perfeccionista y buscar la excelencia. Con esto, se dará una imagen de profesionalismo y seriedad.

  7. Los resultados, lo cual implica no perder de vista la rentabilidad de cada cliente.

    Hay que analizar a que cliente se le pueden hacer cargos y los motivos que los originan, de igual forma analizar cualquier clase de descuentos y tenerlos bien definidos. Por esto es importante tener centros de costos unitarios y estandarizados.

Arthur Andersen decidió en invertir en crear una metodología de gestión de proyectos cuando se metió de lleno a la Consultoría, lo cual, en palabras de los desarrolladores «permitía implantar un sistema contable o llevar un hombre a la Luna». Paso a paso, permitía generar un proceso eficiente para todo tipo de proyecto y lo denominaron «Method/1 (M/1)», lo cual fue su principal secreto de éxito para la filial que subsistió después del desastre de Enron.

Aunque sería bueno platicar sobre lo que represento Enron para esta firma, ya existen muchos artículos y algunas películas que hacen referencia al cambio de valores y principios que los llevaron al fracaso, por lo cual, en la perspectiva de los autores, es importante que solo mencionemos cuales fueron de manera ennunciativa:

  1. No saber reaccionar de modo adecuado
  2. No saber gestionar los medios de comunicación
  3. No saber acotar el problema o aislarlo
  4. Actuaciones desacertadas, aunque no delictivas

Por lo cual, se puede presumir que la antítesis de las columnas del Modelo de Arhtur Andersen, fue:

  • Monolitismo, lo cual se deriva de rechazar todo lo externo.
  • Integrismo, no aceptar actitudes que no coincidan con la tuya.
  • Servilismo interno, donde se encuentran algunas variantes, entre las cuales es la cooperación forzada, sustituir la cooperación sobre el trabajo individual, así como la generación de «divas» dentro de la organización.
  • Ambición desmedida, lo cual implica perder las actitudes de integridad, unidad y cooperación que son el centro de trabajo en equipo.
  • Elitismo, donde debemos evitar la discriminación.
  • Abuso del cliente, generando efectos de servilismo y rompiendo los resultados esperados en cada uno de los clientes.
  • Avaricia la cual implica romper la relación con el entorno de la empresa, clientes, empleados, proveedores y sociedad.

Al analizar los modelos de emprendimiento, podemos decir que para muchos era difícil pensar como una Firma de expertos iba a desaparecer, y el problema no fue rentabilidad, fue malas practicas dentro del campo técnico con impacto en los usuarios de sus servicios. Por lo que ahora vemos que el sector de la contabilidad cambio a nivel mundial, endureciendo las normativas locales e internacionales, con la finalidad de regular todo lo ocurrido.

Sin embargo, los emprendedores y los consultores podemos ver en el Modelo de Arthur Andersen un conjunto de temas sobre los cuales se puede hacer Benchmarking para superar la curva de aprendizaje. Si eres emprendedor, te recomiendo también leer el estándar de competencia EC0020 y EC0513, los cuales los tenemos disponibles en este sitio.


Consulta aquí el EC0513:


Pero si eres consultor, además de leer y prepararte en lo que el emprendedor lea, también tienes que verificar otros materiales, para lo cual te invito a visitar los links de consultoría, emprendimiento y administración, ya que tenemos mucho que aprender y seguirnos preparando.


Consulta aquí el EC0020:


*

Conoce otras soluciones como lo son el EC0247: Prestación de servicios de consultoría en gestión organizacional y el EC0249 Proporcionar servicios de consultoría general


Author

Justo Jacobo

Contador Público, Maestro en Finanzas y Maestro en Auditoría con amplia trayectoria en el sector educativo. Asesor de proyectos incubados y servicios administrativos y financieros. Egresado de la primera Universidad particular del estado de Guanajuato. Participante en el Maratón de fiscal y asesor en el Maratón de Finanzas y Ética profesional. Colaborador en Revista Pymero. Certificado en diversos estándares de competencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.