Llámanos (477) 776 - 5180

Las 6 competencias más buscadas por las empresas para la “nueva normalidad”

Los liderazgos tradicionales no necesariamente podrán enfrentar los desafíos laborales después de la pandemia, las organizaciones demandarán nuevas competencias en sus líderes.

Ante el nuevo escenario que enfrentarán las empresas después del Covid-19, las competencias que demandarán las organizaciones en sus ejecutivos estarán orientadas a un liderazgo estratégico, empático y con la capacidad de llevar el negocio a buen puerto, sin importar el giro al que se dediquen.

Adriana Martínez Guerrero, directora general de ID Hunt, comentó que los modelos de liderazgo tradicional no serán funcionales para enfrentar los nuevos desafíos después de la pandemia.

“La crisis sanitaria y económica que desató el Covid-19 nos ha orillado a responder y adaptarnos rápidamente a situaciones mucho más retadoras de lo que ya pensábamos. Pero, esto en lugar de preocuparnos, nos debería de ocupar. Ya las empresas tienen muy claro qué es lo que están buscando en sus ejecutivos y estos modelos tradicionales de liderazgo ya se quedaron atrás”, dijo Adriana Martínez durante el webinar Las competencias laborales que exigirá la nueva realidad, de ID Hunt.

En ese sentido, el escenario post coronavirus traerá consigo la necesidad de que los ejecutivos desarrollen nuevas habilidades de liderazgo. Para Adriana Martínez, las competencias que más demandarán las empresas son:

» 1. CREAR UNA VISIÓN

Son los ejecutivos que tienen la capacidad de imaginar nuevas ideas y estrategias. Es decir, son innovadores y piensan en grande. Asimismo, redefinen los limites de lo que es posible, tanto en los equipos de trabajo como en la organización.

Estos líderes tienen la capacidad de crear una nueva visión, pero también de compartirla. Para esto, se requiere buena comunicación interpersonal, trabajo en equipo y tolerancia a la frustración. Las personas que disfruten los retos, que son creativas y flexibles son quienes desarrollan esta competencia con mayor facilidad.

» 2. DESARROLLAR ESTRATEGIAS

Se trata de transformar las metas e ideas en planes de acción que no sólo sean innovadores, sino también factibles. La innovación tiene que ver con sueños reales que se pueden llevar a cabo. Para lograrlo, los ejecutivos tienen que saber con qué recursos cuenta la empresa (financieros, materiales y humanos).

Las personas capaces de desarrollar estrategias conocen los retos particulares de la organización y con base en ello planifican. Los ejecutivos con esta competencia son analíticos, flexibles y consideran los datos y sus experiencias pasadas. “Ven la empresa como un sistema, ven cada uno de sus engranajes”, ejemplificó la directora de ID Hunt.

» 3. GARANTIZAR RESULTADOS

Los ejecutivos con el sello de garantía en los resultados son capaces de implementar prioridades organizacionales, se percatan de qué es lo más importante que se debe hacer en la organización y están al pendiente de que se ejecute de manera efectiva.

Las personas con esta competencia, marcan muy bien el ritmo de trabajo, establecen las expectativas de calidad en los equipos y son resilientes. Los ejecutivos que garantizan resultados son los que tienen sentido de urgencia, son seguros de sí mismo, se ponen objetivos retadores e impulsan a los equipos. “Son muy exigentes con el equipo, pero primeramente con ellos mismos. No le exigen al equipo nunca, más de lo que se exigen a ellos mismos”, agregó Martínez Guerrero.

» 4. INSPIRAR A LAS PERSONAS

Esta habilidad está relacionada con fomentar la claridad y la unidad en torno a las ideas. Los ejecutivos con esta competencia comunican con mucho entusiasmo el nuevo proyecto o la nueva línea de negocio. Su seguridad se contagia y convencen a toda la organización de los méritos de la nueva aventura.

Estos ejecutivos se caracterizan por ser altamente sociables, son muy empáticos y pueden hablar con cualquier persona en la organización, sin importar el rango. Son positivos, les gusta ser partícipe de las decisiones de las empresas, motivan a los demás y predican con el ejemplo.

» 5. SER ACCESIBLE

Esta competencia no significa ser “barco”, como se dice coloquialmente. Los ejecutivos accesibles son los que empoderan a los miembros del equipo, permiten hablar, proponer y dar una retroalimentación. Tienen muy buena comunicación con el personal y su retroalimentación no se convierte en un regaño.

Esta clase de ejecutivos hacen que los colaboradores se sientan escuchados y de esa manera los motivan. Estos líderes son seguros de sí mismos, no se sienten amenazados por sus colaboradores. Por el contrario, comparten y se acercan con los empleados para ayudarlos a crecer.

» 6. SER MENTOR DE OTROS

Esta competencia tiene que ver con la guía que proporcionan los ejecutivos al resto de los colaboradores para desarrollarlos y formar al futuro talento de la organización. Ser mentor de otras personas es invertir en el futuro de la empresa.

La formación de futuros líderes no está únicamente en la capacitación, se trata de conocerlos, identificar sus motivaciones y empoderarlos en la toma de decisiones. Esta competencia se basa en tener una perspectiva positiva, disfrutar ayudar a las personas. “El Grinch nunca va a poder ser mentor de otro”, puntualizó la especialista.

Además de estas seis competencias, las empresas priorizan a los ejecutivos que tienen habilidades digitales y socioemocionales. Es decir, los que usan las herramientas digitales para tener una comunicación efectiva, gestión de tiempo y de equipos, a través de la tecnología desarrollan metodologías de trabajo innovadores y construyen nuevas líneas de negocio. Por otra parte, los líderes deben tener desarrollados aspectos como la creatividad, la resiliencia y el trabajo en equipo.

Por último, para convertirse en un ejecutivo con las competencias que demandarán las empresas, Adriana Martínez le aconsejó a los candidatos ser honestos en sus CV’s, conocerse como profesionales (identificar fortalezas y áreas de oportunidad), utilizar la tecnología a su favor (qué imagen transmito en mis redes sociales) y mantenerse actualizado.

Fuente: Factor Capital Humano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *