Llámanos (477) 776 - 5180

Como redactar un tema

Durante las evaluaciones del estándar de competencia EC0217 y EC0301 nos hemos topado con el hecho de la dificultad que conlleva escribir un tema. El día de hoy me acerco a ustedes con las reflexiones sobre la forma correcta de redactar un tema, esto, desde la perspectiva del estudiante, para que como profesionistas generemos la empatía necesaria con nuestros usuarios y esto, a su vez, sea un proceso colaborativo de generación e intercambio de ideas.

Dificultades y entorno

Serafini (1989) indica que la redacción es un objeto misterioso que afecta a todas las edades y escuelas, ya que no hay una didáctica propia y los profesores la afrontan sin trabajos preparatorios.

Concluye (Serafini, 1989) que el malestar de los profesores proviene de la falta de puntos de referencia y comparación, los cuales se superan con la experiencia del mismo docente, quien deberá trabajar en gramática y sintaxis para generar oraciones que los lleven a las aproximaciones sucesivas y así conseguir el diálogo necesario con el educando.

Por su parte, el autor indica que los estudiantes enfrentan el malestar derivado de las dificultades de entender las expectativas del profesor.

En seguida, dejo algunos tips con la finalidad de mejorar la propuesta de Serafini para redactar:

  1. Organizar ideas
  2. Escribir esquemas
  3. Asociar cada idea o párrafo
  4. Desarrollar razonamientos propios
  5. Revisar y hacer más legible lo escrito

Al establecer el problema, debemos descomponerlo en pequeños problemas parciales y abordarlos por separado, para generar un contexto que nos permita transmitir lo que hemos revisado de antemano llegando así, a proponer soluciones y generar conclusiones.

Es importante, evitar generar estereotipos, ya que cada persona es distinta en su proceso cognitivo y cada persona genera procesos de aprendizaje únicos, por lo cual nuestros escritos y formas de redacción deberán cubrir las necesidades del perfil de todos los educandos.

Al terminar de redactar un texto, deberás también tener en cuenta un plan final para terminar de organizar las ideas, los textos y regresar, si es necesario, a corregir los errores gramaticales o de sintaxis y las incongruencias en el texto redactado.

Planificación

En cuanto a la planificación, hay que tener en cuenta que la inspiración, cuando no esta asociada a un razonamiento activo sobre el trabajo, se convierte solamente en pérdida de tiempo.


El tiempo suele ser muy limitado y el atraso suele venir de la excesiva extensión de la redacción. Cada uno de nosotros deberá encontrar el equilibrio entre la forma de escribir (teclear) y el texto a escribir (cantidad).

Serafini, 1989

Cualquiera que sea la distribución del tiempo, lo importante es aprovecharla de inicio a fin.

Además de lo anterior, debemos considerar las siguientes situaciones para la redacción:

-Destinatario.
-Finalidad del escrito.
-Genero textual.
-Papel de quien lo escribe.
-Objeto del tratado.
-Extensión del escrito.
-Criterios de evaluación.
-Producción de ideas.

Producción de ideas

El primer paso que debes seguir es la recopilación de ideas, la cual debe hacerse en una forma muy concreta, por lo que hay que comenzar haciendo una lista con los hechos, ideas, observaciones, teorías, fantasías y cualquier otro elemento que pueda influir en tu escrito. Todo lo anterior, te ayudará a prolongar la memoria y evitar que se te olvide la fuente de inspiración.

Posteriormente, y para ahorrar energía, conviene llevar por escrito todas las operaciones de búsqueda del material, lo cual es un registro de tus pensamientos y servirá para ordenar lo que está ocurriendo en tu cabeza, de esta manera podrás generar un agrupamiento asociativo que funcione como una  gráfica de ideas más desarrolladas y enriquecidas.

Además de lo anterior hay que categorizar la información, clasificándola en causas, consecuencias y soluciones, para que con esto se puedan llevar a cabo las determinaciones hipotéticas adecuadas al texto que se está redactando. Para finalizar se deberá desarrollar el esbozo o boceto, a través de un mapa conceptual.

Producción del texto

Existen tres métodos con los cuales puedes organizar el texto y juicio, los cuales son:

  1. El pensamiento inglés
  2. El pensamiento romántico
  3. El pensamiento oriental

Bander citado por Serafini (1989) explica que el pensamiento inglés esta simbolizado por una línea recta, mientras que el pensamiento romántico es una línea quebrada que se dirige con trabajo y lentitud, y por último el pensamiento oriental se representa con una espiral que va aproximando a través de círculos cada vez más estrechos al problema que está en el corazón del espiral.

Es posible determinar varias estructuras de párrafos, los cuales pueden variar para confrontar, contrastar o exponer las ideas. El párrafo narrativo o cronológico está constituido por una secuencia de afirmaciones e informaciones que no requieren de garantía. Es típico de un periódico e incluye hechos a manera de flash-back.

El párrafo descriptivo presenta objetos, lugares y personas. Ayuda al lector a hacer una lectura más concreta y viva, detalla información y riqueza de información, solo afirma y no da garantía.

El párrafo expositivo o argumentativo, presenta una tesis, los datos y observaciones que pueden ser útiles para dar validéz de la misma. Está compuesto de una serie de párrafos relacionados entre sí. Uno de los modelos utilizados para su redacción es el modelo Toulmin. Es frecuente encontrar una combinación de párrafos descriptivos y narrativos.

El modelo Toulmin examina en un párrafo las características que lo hacen convincente, es decir, el lector obtendrá la afirmación de la idea principal, la información de los datos que apoyan la afirmación y la garantía que constituye el vínculo entre la afirmación y la información.

Problemas frecuentes

La ambigüedad de conocimiento suele ser un problema normal en la redacción. Sin embargo, Caplan y Schwarze citados por Serafini (1989) indican que un principio básico para evitar ser ambiguo consiste en mostrar en lugar de declarar, es decir, dar ejemplos y procedimientos específicos.

Un capacitando puede permanecer indiferente ante información numérica, sin embargo, al mostrar historias de vida puede cambiar su punto de vista y dirigir su atención.

Para evitar ser genéricos es conveniente evitar las frases hechas (acartonadas) y las expresiones de jerga. También se pueden abordar diferentes ángulos de perspectivas espaciales y utilizar los cinco sentidos en las descripciones.

Revisar la redacción

Debemos cuidar que en la redacción existan las introducciones, conclusiones y enlaces adecuados para que generen un buen hilo de lectura para los usuarios, de tal forma que, el papel que se desarrolla, tenga vida, comunique lo que nosotros deseamos comunicar a los capacitandos y siempre observar el adecuado uso de las reglas gramaticales.

Además de lo anterior, se debe eliminar el uso de palabras o expresiones superficiales que sean redundantes, que expresen ideas que no tienen que ver con el contenido, o sean banales. Al mismo tiempo, se debe eliminar el uso de dobles negaciones y voz pasiva, realizando la conjugación de verbos de manera adecuada.

Conclusiones

Cuando estemos redactando un tema, aunque no seamos escritores, tenemos que preparar todos los materiales, tal como a nosotros nos gustaría leerlos y revisarlos.

Los argumentos que el día de hoy te presento, son para mejorar las prácticas de redacción. Ahora veamos como se puede tener un mejor proyecto en la evaluación de competencias del estándar EC0217 y EC0301.

Author

Justo Jacobo

Contador Público, Maestro en Finanzas con amplia trayectoria en el sector educativo. Asesor de proyectos incubados y servicios administrativos y financieros. Egresado de la primera Universidad particular del estado de Guanajuato. Participante en el Maratón de fiscal y asesor en el Maratón de Finanzas y Ética profesional. Colaborador en Revista Pymero y en el portal Soy Barrio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *