Llámanos (477) 776 - 5180

La certificación al alcance de todos

Red AGDER

Las competencias laborales han sido definidas desde distintos aspectos como el saber ser, saber hacer y saber saber.

Ducci (Arellano, 2002) definió la competencia laboral como la construcción social de aprendizajes significativos y útiles para el desempeño productivo en una situación real de trabajo que se obtiene no sólo a través de la instrucción, sino también -y en gran medida- mediante el aprendizaje por experiencia en situaciones concretas de trabajo.

Por su parte, Villarini (1996) define que la competencia humana general es el producto del dominio de conceptos, destrezas y actitudes; ser competente significa que la persona tiene el conocimiento declarativo (la información y conceptos), es decir, sabe lo que hace, por qué lo hace y conoce el objeto sobre el que actúa. Ser competente también implica tener la capacidad de ejecución, es decir, el conocimiento procesal o las destrezas intelectuales y psicomotoras para en efecto llevar a cabo la ejecución sobre el objeto. Finalmente ser competente implica tener la actitud o disposición (conocimiento actitudinal) para querer hacer uso del conocimiento declarativo y procesal y actuar de manera que se considera correcta.

La Entidad de Certificación de la Universidad de Guadalajara indica que las competencias de las personas son los conocimientos, habilidades, destrezas y comportamientos individuales, es decir, aquello que las hace competentes para desarrollar una actividad en su vida laboral.[1]

En una búsqueda que realicé en internet para apoyar a los usuarios a determinar qué significa la competencia laboral, encontré una definición aceptable que el Centro Internacional de Educación Continúa  (CIDECEDU) utiliza en su promoción:

“es la capacidad para responder exitosamente una demanda compleja o llevar a cabo una actividad o tarea, según criterios de desempeño definidos por la empresa o sector productivo. Las competencias abarcan los conocimientos (Saber), actitudes (Saber Ser) y habilidades (Saber Hacer) de un individuo”[2]

Dentro del mismo concepto que utiliza el CIDECEDU, enfatiza que una persona es competente bajo dos condiciones:

1. Sabe movilizar recursos personales (conocimientos, habilidades, actitudes) y del entorno (tecnología, organización, otros) para responder a situaciones complejas.

2.  Realiza actividades según criterios de éxito explícitos y logrando los resultados esperados.

La esencia de la Certificación de Competencias laborales en México

El propósito del Sistema Nacional de Competencias es contribuir a elevar el nivel de productividad y competitividad de la economía nacional, mediante la promoción e implantación del modelo de gestión por competencias en los sectores productivos, social y publico del país.

Para realizar dicha contribución, se realizan siete actividades base:

  1. Promover el fortalecimiento de la calidad de la fuerza laboral y empresarial del país a través de la formación para el trabajo con base en competencias. Y con ello, contribuir a mejorar la empleabilidad de los trabajadores y la productividad de las empresas.
  2. Fomentar la mejora continua en la gestión de las organizaciones, a través del modelo de gestión por competencias.
  3. Otorgar un reconocimiento oficial a las competencias que posee una persona, independientemente de la forma cómo las haya adquirido.
  4. Promover la movilidad y empleabilidad dentro del mercado laboral, de personas con competencias certificadas.
  5. Cooperar a la vinculación sistemática de los sectores productivo, social y público del país con la comunidad educativa nacional, a través del modelo de gestión por competencias.
  6. Generar información para los sectores de los trabajadores, empresarial, social, académico y público sobre el estado del modelo de gestión por competencias a nivel nacional.
  7. Producir información para todos los participantes del mercado laboral, sobre las personas con competencias laborales certificadas

El Sistema Nacional de Competencias tiene como criterios rectores de la certificación:

  1. Libre Acceso: Toda persona que desee certificar sus competencias tendrá derecho a hacerlo, sin más condiciones que las derivadas de la o las competencias a certificar; por lo que no podrán ser excluidos por razones de género, nacionalidad, edad, escolaridad, capacidades diferentes, grupo lingüístico, cultural o racial o por cualquier otra razón.
    Como parte del libre acceso, el Consejo Nacional de Normalización ha permitido que los estándares de competencia puedan ser consultados y descargados en la página www.conocer.gob.mx. Cualquier ciudadano puede imprimirlo y buscar un centro de capacitación o realizar las prácticas de manera autodidacta. Estableciendo en los derechos del usuario que no será condicionado a tomar una capacitación para poder ser evaluado en la competencia laboral que se desee certificar.
  2. Excelencia en el Servicio: Se garantizará que los procedimientos aplicados para la certificación de competencias se realicen de conformidad a los lineamientos técnicos, metodológicos y administrativos establecidos para tal fin por el CONOCER, en los cuales se favorecerá el establecimiento de canales de comunicación con los usuarios para conocer su opinión sobre el servicio recibido.
    El proceso de evaluación y certificación consta de 6 etapas, las cuales son:
    1. En esta actividad, se realiza una prueba que tiene como finalidad determinar si el usuario del Sistema Nacional de Competencias tiene posibilidades de éxito o si es necesario que tome algún curso de capacitación.
    2. Apertura de expediente. En esta actividad se documenta la identidad del usuario, el conocimiento sobre sus derechos y obligaciones, así como el aviso de privacidad con base a la normativa aplicable.
    3. Plan de evaluación. Para realizar esta actividad, el usuario participa en una reunión de trabajo con su evaluador con la finalidad de fijar las condiciones de evaluación.
    4. Evaluación. Se realizan las actividades establecidas en el estándar de competencia que el usuario decide evaluarse acatando el orden y los tiempos establecidos en el plan de evaluación. Durante esta actividad, el evaluador realiza un conjunto de anotaciones para servir de apoyo a la emisión del juicio de competencia que resulte.
    5. Retroalimentación. Se proporcionan a cada usuario los resultados alcanzados, indicándoles las mejores prácticas, sus áreas de oportunidad, las recomendaciones y el juicio de competencia.
    6. Certificación. Para los usuarios que alcancen los criterios fijados en el plan de evaluación se tramita el certificado de competencia laboral.
  1. Transparencia: Toda persona que quiera certificar su competencia, podrá conocer tanto el contenido del Estándar de Competencia de su interés, como los lineamientos técnicos, metodológicos y administrativos establecidos para tal fin por el CONOCER.
    Se realiza a través del plan de evaluación y la retroalimentación, emitiendo copias para que el usuario pueda dar seguimiento a las mismas.
  2. Imparcialidad: En la certificación de competencias no se favorecerá que predomine ningún interés particular, por lo que se implementarán mecanismos para identificar, analizar y documentar los posibles conflictos de intereses que surjan o puedan surgir con relación a la misma.
    El principal mecanismo que opera es que el capacitador no sea la persona que evalúe, ya que esto permite mantener un juicio de competencia libre de conflictos de interés
  3. Objetividad: En todos los casos los procesos de certificación, evaluación y capacitación con base en Estándares de Competencia deben realizarse por personas físicas diferentes.
    Tal como se indica en la imparcialidad y para conservar este criterio, se revisa exhaustivamente por los Centros de Evaluación, Entidades de Certificación y auditores externos enviados por el propio CONOCER para validar que sean diferentes las personas que participan en cada uno de los procesos.

Adicionalmente a lo anterior, el 28 de junio de 2017 el CONOCER instrumentó una política de crédito para que los trabajadores formales puedan acceder a la certificación laboral y no solo participen aquellos cuyo poder adquisitivo es mucho mayor o donde son absorbidos o financiados por su fuente de empleo.

Encuentro Nacional de Entidades de Certificación

El pasado 12 y 13 de septiembre, el CONOCER realizó el Encuentro Nacional de Entidades de Certificación en las instalaciones del Hotel Marquis, ubicado en la Ciudad de México. En el evento participaron más de mil participantes, incluyendo dependencias y organizaciones del Estado de Guanajuato.

Durante la inauguración, el Dr. Alberto Almaguer Rocha, titular del CONOCER, comentó que la certificación es un instrumento de política social que impulsa el desarrollo de capacidades productivas que evita la aplicación de políticas asistenciales.

Entre los desafíos y postura visionaria del CONOCER se tiene la misión de convertirlo en el ente articulador de iniciativas gubernamentales, sociales y de organizaciones productivas para conformar capital humano que asuma retos no sólo para que las personas se incorporen de mejor, aseguró el Dr. Almaguer.

Durante el evento se tuvieron las conferencias magistrales: “Logros y retos del Sistema Nacional de Competencias Laborales en México” y “El valor de la formación de las habilidades en México”. Además, se tuvieron los paneles “Movilidad internacional y certificación a migrantes” y “La certificación en el diseño de política pública de alto impacto”. En el evento se firmó el convenio entre la Organización Internacional del Trabajo y el CONOCER con la finalidad de desarrollar y ejecutar actividades de formación e intercambio de experiencias.

Asimismo, se llevaron a cabo ocho mesas de trabajo con la finalidad de exponer diversos asuntos relativos a turismo, automotriz-aeroespacial, social, sector público, educación media superior, educación superior, salud, energía y seguridad.

La política social de la Certificación

Tal como mencionaba anteriormente, el libre acceso permite que cualquier persona que tenga adquirida la competencia laboral, se pueda certificar en el estándar que así lo desee.

Para ello, el Dr. Almaguer recorrió todo el país e incrementó el número de entidades de certificación. En esta tarea, involucró a organismos nacionales y del extranjero, así como públicos y privados, provenientes del sector empresarial, sindical y social, a tal grado, que ahora también existen los denominados estándares de marca. Estos últimos como respaldo ante soluciones altamente reconocidas en el mercado.

En nuestro estado, los principales promotores de la certificación son la Secretaría de Desarrollo Económico a través del modelo desarrollado por ellos mismos y la Asociación Guanajuatense para el Desarrollo Rural, A.C. que utiliza el modelo provisto por el CONOCER.

En nuestro estado se emiten un total de 20 mil certificados entre ambos modelos de certificación laboral.

[1](Qué es la certificación de competencia laboral, fecha de consulta: 15 de septiembre de 2018).

[2] (cidecedu.com/documento.pdf, fecha de consulta: 15 de septiembre de 2018)

Author

Justo Jacobo

Contador Público, Maestro en Finanzas y Maestro en Auditoría con amplia trayectoria en el sector educativo. Asesor de proyectos incubados y servicios administrativos y financieros. Egresado de la primera Universidad particular del estado de Guanajuato. Participante en el Maratón de fiscal y asesor en el Maratón de Finanzas y Ética profesional. Colaborador en Revista Pymero. Certificado en diversos estándares de competencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.